Para contribuir en el proceso de vacunación contra la COVID-19, la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín pone a disposición de la Alcaldía de Medellín y de la Gobernación de Antioquia tres ultracongeladores, cada uno con capacidad de albergar hasta 40.000 dosis.

Los ultracongeladores, que mantienen la cadena de frío a -80 ºC, son de uso común en laboratorios de biología molecular. En el Laboratorio Genómico One Health de la Sede, por ejemplo, se han usado para guardar pruebas de pacientes con dengue y chikunguña, y más recientemente de las PCR de personas que padecen COVID-19.

Los equipos que facilita la UNAL Sede Medellín para almacenar las vacunas que recibe Antioquia no forman parte de los 44 ultracongeladores que está en proceso de adquirir el Gobierno nacional, según anunció recientemente el Ministerio de Salud y Protección Social (MinSalud).

“La Sede cumple con todos los requisitos para guardar las dosis de las vacunas de manera apropiada, incluso las formas de velar por su seguridad durante las 24 horas del día, para después distribuirlas”, indica el profesor Juan Pablo Hernández Ortiz, director del Laboratorio Genómico One Health de la UNAL Sede Medellín.

Agrega que lo que busca la Sede –junto con los gobiernos locales– es “estar listos”, y que en caso de que el MinSalud anuncie pronto una cantidad determinada de dosis para Antioquia, la Institución ya tiene dónde depositarlas y cómo custodiarlas.

Un favor que le sirve a la ciudad

“La iniciativa de la UNAL Sede Medellín representa un avance en medio de una situación anormal, ya que, desde el punto de vista logístico, es la primera vez que nos enfrentamos a una vacunación masiva que requiere condiciones muy especiales, ya que, por ejemplo, las vacunas de Pfizer contemplan una primera dosis, a los 21 días se pone la segunda y a los 28 la persona logra inmunidad del 95 %”, destaca el docente.

Según el alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle, “en dos de los ultracongeladores se almacenarán 200.000 vacunas. Aunque se está a la espera de siete que entregará el Gobierno nacional, si el proceso se demora es posible iniciar con los que aporta la UNAL Medellín, que nos ha hecho ese favor, y eso le sirve mucho a la ciudad en este momento”.

El profesor Juan Camilo Restrepo Gutiérrez, vicerrector de la UNAL Sede Medellín, aclara que los ultracongeladores deben permanecer en las instalaciones de la Sede porque son equipos altamente especializados que deben tener un back-up o sistema de respaldo eléctrico y monitoreo permanente.

Asegura además que el G8 ha aunado esfuerzos durante la pandemia, por lo que le propondrá a los rectores de las universidades de Medellín actuar como puntos de vacunación o establecer con los gobiernos locales de qué otras maneras es posible brindar apoyo.

Apoyo desde la investigación

Desde el inicio de la pandemia por COVID-19, la UNAL Medellín se vinculó a la Alcaldía de Medellín y a la Gobernación de Antioquia para apoyar las estrategias desarrolladas para paliar la situación, especialmente desde la investigación.

“Ahora la Sede espera que la Secretaría de Salud de Medellín y la Secretaría Seccional de Salud y Protección Social de Antioquia se articulen con el MinSalud para tener certeza de cómo se puede vincular la UNAL Sede Medellín al plan de vacunación: “si debemos albergar esos ultracongeladores estamos dispuestos a hacer las adecuaciones necesarias, si no, lo haremos en el sitio escogido por la Alcaldía”, indica el profesor Hernández.

Apoyo nacional

La UNAL le ha propuesto al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación un apoyo institucional que incluye sitios para la vacunación a fin de evitar congestión en hospitales, además de capacitación a profesionales de enfermería y medicina de diferentes regiones encargados de ejecutar el plan de inmunización. También se prevé un plan de comunicaciones que involucre tanto a científicos como a Unimedios, entre otros, para llevar información veraz a la comunidad.

Así mismo, la Institución ofrece seguimiento y vigilancia epidemiológica con el propósito de analizar la efectividad y seguridad de las vacunas implementadas, y también para eventuales casos de efectos adversos.

Otro eje en el que ofrece colaboración es en el trabajo con comunidades y en distintos territorios para la promoción de la vacunación.

El ofrecimiento del apoyo institucional que hace la UNAL se basa en su credibilidad, su nutrido grupo de expertos, el carácter público e independiente de los intereses económicos, su alto valor social y la amplia experiencia en formación de calidad de personal del área de la salud.